Antonio Lucas sobre Sánchez Ferlosio

A mediados de los años 60, Rafael Sánchez Ferlosio abandonó el «grotesco papelón del literato». Era un escritor de referencia. Había publicado en 1955 El Jarama y andaba ya con sitio propio en la cumbre de las letras españolas del medio siglo XX. Cabía la certeza de que la suya estaba por ser una literatura sin límites, predestinada a lo incalculable. Feroz. Audaz. Aguda. Inteligente. Escrita con un poder del idioma que iba a permitirle practicar una obra de gran complejidad y sutileza, algo aún no dicho. Pero en ese instante decidió plegar, echar el pestillo por dentro, untarse de los hallazgos o propuestas de la Teoría del lenguaje del teórico Karl Bühler y zamparse unos centenares de cajas de anfetaminas. Todo junto. Fue su época legendaria, que él se ha encargado de cultivar y ver crecer lentamente, entre la ironía y la distancia.

Puedes leer todo el artículo en…
http://www.elmundo.es/cultura/2015/12/11/566a0436ca4741c7088b4675.html

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies