El niño que quería ser Flash Gordon y que dio paso al adolescente que soñaba con surcar los mares debió conformarse, 80 años después, con una oleada de aplausos y elogios por la aventura de una vida dedicada a la palabra.

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies