Cuando estoy a oscuras

Suerte es no estar solo. Alargar la mano en la cama y encontrar un cuerpo joven, que respira y que habla a veces con palabras que no entiendo. Suerte es encontrar el otro trozo de mi vida ahí al lado, flotando en la negrura fría de esta mariposa quieta que es el invierno. Suerte es quizá haber vivido tantos años. Haber conocido a personas buenas. Tener cerca el mar todos los días, con lo lejos que está de tanta gente. Tener vivos a mamá y a papá todavía. Tener una hermana, que tiene un hijo, que es como mi hijo, y de frágil me duele. “Si nos ha llorado y quieres, ten un hijo”, escribe Foster Wallace.

dondevamosabailarestanoche

¿Dónde vamos a bailar esta noche?

“Pero lo que más me gustaba de esa escalera era cuando las mañanas lluviosas de invierno, con todo a oscuras, salía de casa para coger el autobús al colegio -con la mochila cargada y el ánimo por los suelos- y todo el trayecto de las escaleras, los cuatro pisos hasta el portal, olía a la colonia Tuscany de mi padre, que había salido, como cada mañana, un par de horas antes que yo, ese olor me transportaba lentamente hasta abajo. Y eso es lo que mi padre ha hecho por mí durante toda su vida: hacerme el camino agradable, guiarme cuando estaba a oscuras”, escribe Javier Aznar en ¿Dónde vamos a bailar esta noche?

americamovil

América.


Creo que suerte es no madrugar mañana. Sentarse a ver la vida pasar por la ventana. Beber vino con un trozo de pan crujiente, recién hecho. Que por la calle te sonría alguna gente. Suerte es que pasen los días, las semanas y los años y nada cambie, o cambie poco. Suerte es que te guste leer porque podría no haberte gustado. Podría no haberte gustado un libro,  la música, un cuadro de Turner, viajar, amar a alguien. Y vivirías, con suerte sabes que vivirías, pero ciego, sin luz alguna en ninguno de los dos ojos. Ciego por dentro.

“Hay más sombras venerables en Syracuse. Aquí vivió una larga temporada David Foster Wallace, el escritor del pañuelo blanco, así sale en las fotos; y en Syracuse escribió La broma infinita. Imagino que Foster Wallace pasearía con su pañuelo blanco en la cabeza por las calles de Syracuse”, dice Manuel Vilas en América.

Puedes adquirir ¿Dónde vamos a bailar esta noche? América en:

https://circulodetiza.es/libros/

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies