La ciudad natal

Un sábado siempre es un buen día para frotar palabras. Para ver cómo, al rozarlas, saltan por los aires los átomos de la habitación y las moléculas de las frases subordinadas. Con un sábado haría yo unas obras completas de andar por casa como con un mueble haría un árbol, que escribía Anne Sexton. Con un sábado haría una literatura ligera y secreta que no terminara nunca. O incluso que no llegara a iniciarse. Una canción pessoana de palabras lisboetas.

Con un sábado creo yo que haría, aunque no estoy en verdad muy seguro, una escena de resistencia a la ciudad natal, a la ciudad que te ve nacer cuando tu todavía no la has visto y que luego te empequeñece si un día no la dejas. Vivir es superar la ciudad natal, abandonarla, dejar atrás la calle de siempre, la calle Rimbaud, los edificios blancos y sucios de donde se arrojan al vacío los hombres y las mujeres enlutadas de siempre. A la ciudad natal habría que criogenizarla, habría que dejarla a menos de cero grados y esperar en frío a que evolucionara, a que nos dijera algo de repente, otra cosa que no fuera la repetición incandescente, viciada y aburrida.

A la ciudad natal hay que acercarse siempre como una ficción, reinventarla a tu forma, a tu modo, para luego recordarla de otra forma. “Recordar e inventar ficción son prácticamente indistinguibles”, dice David Shields, en Hambre de realidad.

Un sábado da ganas de comerse el mundo, de comerse la ciudad a trozos, de vaciarla de telerrealidad, de vapores y estupideces, de acallarla y embutirla en silencios y sombras, de reducir los niveles de contaminación por bostezos grupales, gregarios, eternos…

 

Puedes adquirir Hambre de realidad, de David Shields, en:

http://circulodetiza.es/autores-2/

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies