Lo que cambió nuestras vidas
Mientras conduzco hablamos de todo. De las películas que vamos a ver. De los libros que vamos a comprar. Del viaje a Italia que vamos a hacer. Del chico ese que murió hace muchos años en un accidente cuando venía de una boda. Hoy tendría nuestra edad. Bueno, más bien mi edad. Porque tu eres casi cinco años más joven. Tú dices que el chico que se murió cuando venía de la boda era muy guapo. Lo veías cuando venía con un amigo a casa de tu vecina. Hay muchas cosas que están dormidas en la caverna de nuestra cabeza. Saltan de pronto, el día menos pensado, cuando ya parecía que las habíamos olvidado. Las cosas que han pasado en el pueblo nos han marcado bien. Nos ha dejado sus pisadas. Sus moldes de tristeza.
americamovil

América.

“La muerte no cabe en esta escena. La muerte es una llamada a la improductividad, al desistimiento en la ambición, es una convulsión que rompe las categorías del conocimiento e invita a la derogación de la filosofía, la aritmética, la física y el lenguaje”, escribe Manuel Vilas en América.
Nos gusta ir en el coche y hablar de todo eso. De las cosas que nos pasan. Que nos cambiaron la vida. El día ese que tu coche volcó en el túnel. Y ya de entonces conduces muy lento y nos reímos cuando tardas un mundo en llegar a la capital. No tienes ya nunca prisa con el coche y podrías llegar más pronto andando que en tu auto. Eres como una flaneur de los coches y cuando arrancas el tuyo es como si sacaras una tortuga vieja a pasear. Qué risa cuando vamos en el coche y dices que eres una flaneur y no cambio yo ese momento por ninguno, cuando el sol entra y aparta la tristeza y te pone los ojos muy claros, tan claros que te ciegan. Y gritas: “Estoy ciega como el cíclope, como Borges”.
leeresunriesgo

Leer es un riesgo.

“A este respecto, creo que Cercas simplifica el curso de sus reflexiones, incluyendo en su idea de novela a autores que pertenecen más bien al relato autorreflexivo, como Borges e Italo Calvino: ninguno de los dos, bajo mi punto de vista, son muy inclusivos; su admirada perfección estilística tiende antes bien a excluir y a depurar en aras de cierta elegancia y perfección formal más anémica que omnívora”, asegura Alfonso Berardinelli en Leer es un riesgo.
Puedes adquirir América y Leer es un riesgo en:
FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies