Máscara de goma
No vendría mal un sistema que inhabilitara puntualmente a todos aquellos que llegan siempre tarde. Un sistema que consolara al esperador, que es un volcán que se va enfriando durante el abismo de la espera. Nunca he esperado a nadie más de cinco minutos. Y he perdido toda clase de oportunidades, orientexpress irrepetibles por ser un esperador impaciente, alguien que huye al más mínimo retraso, que hace de su propia huida un acto rebelde. “Por llegar a la hora, yo sería capaz de cometer un crimen”, dice Ciorán en sus Cuadernos. A veces, en contadas ocasiones, cuando llega la hora fijada, decido esperar. Me pongo mi máscara de goma, me cambio de mesa, abro el periódico y espero hasta que el que se retrasa llega y veo cómo se desespera.

Impón tu suerte.

“Una noche, Bob Dylan salió al escenario con una máscara de goma que era su propia cara. El público se quedó atónito. ¿Habría tenido otro accidente? ¿Sería un impostor? La voz sonaba igual. Si era un sustituto, hacía muy bien su trabajo. Cantó un rato con la máscara puesta, y después se la arrancó y la lanzó lejos. ¡Aquí le tenemos en carne y hueso! ¡El auténtico!”, escribe Vila-Matas en Impón tu suerte.
Una vez en la vida llegué tarde. Fue el día de mi boda. Al coche que me llevaba se le paró el motor a 500 metros del juzgado. Mi madre, peluqueada, gritaba: ¡Trata de arrancarlo, por Dios! Pero no hubo manera. El último tramo lo hicimos a pie. Con el sistema que propongo hoy estaría inhabilitado. Como un político corrupto. Como un presidente de fútbol. Como el yerno o el cuñado de un rey. Como el presidente de mi comunidad de vecinos, que nos ha defraudado en la última anualidad. ¿Un accidente? No creo.

Michigan acaso Michigan.

“Cada día hay miles de accidentes de tráfico en el planeta, pero cada uno piensa que su accidente es el accidente. La vida pasa a dividirse entre antes y después del accidente. y los accidentes, ya se sabe, ocurren accidentalmente. Pasan por azar. Este es el primer texto que escribo después del accidente”, señala Antón Reixa en Michigan acaso Michigan.
Puedes adquirir Impón tu suerte y Michigan acaso Michigan en:
FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies