Moriré y no habrá Gobierno en el cielo

 

Los nietos de los hijos que no tendré estudiarán un día este ambiente prehistórico de silla eléctrica y tormenta de arena, de falsa sonrisa vertical reptando por el Congreso, que parece en verdad el Senado cuando le da el sol los domingos y va Rita Barberá a misa por la acera chica, por la acera estrecha que termina en el Palacio de Oriente.

Si no hubieran cobrado un solo yen desde diciembre…¿acaso no habría ya un Gobierno sólido, de coalición, tripartito, multicolor o como fuere?…¡Pero así quién va a querer ponerse de acuerdo si por estar en desacuerdo se cobra y se cobra bien! ¡Qué demonios! ¿Alguien querría llegar a un acuerdo si en el desacuerdo hay confort, paraíso, dietas, viaje y dinero, dinero fácil como abrir y cerrar un grifo? ¿Se imaginan ustedes en sus trabajos cobrando por estar en desacuerdo con el jefe, con la estrategia empresarial y el interés general? Nadie en su sano juicio va querer rechazar tamaña comodidad y máxime cuando esto es España, señoras y señores, país de Lazarillos de Tormes. Esto no es Japón, donde el colmo de la austeridad y las buenas formas se ve hasta en las bodas, donde los novios ni comen durante el banquete ni se dan muestras de cariño por respeto al invitado ¿Se podrá ser más extraño?

Moriré y no habrá Gobierno en el cielo. Gobierno digno. Nadie cederá. Se está tan bien ahí, carajo. Es como tenderse de lado en Mikonos o en Santorini y ver cómo pasa la vida y el abismo. ¡Quítenle hoy mismo el sueldo y verán como no habrá ni terceras elecciones, ni más payasadas! Basta ya. Sí es así como quieren a España, ¿cómo sería si en verdad no la quisieran? Les dejaré un telegrama que resume la nueva política, las fuerzas del cambio que vienen:

“Señor Secretario General de “podemos”, con la corbata anudada pero de regreso al maximalismo bloqueante, ayer manifestó sus exigencias de vicepresidencia, Centro Nacional de Inteligencia, Centro de Investigaciones Sociológicas, referéndum de autodeterminación en Cataluña y del corro de la prensa y del Boletín Oficial del Estado, para empezar el asalto a los cielos. Así, empuja la propuesta de Aguirre a favor de una abstención del PP que permita la investidura de Pedro Sánchez, en línea de cordura y sintonía con las reclamaciones de la opinión pública. Veremos”, dice Miguel Ángel Aguilar en su nuevo libro: ‘¿Pero qué broma es esta?’.

Puede adquirir este libro en:

http://circulodetiza.es/autores-2/miguel-angel-aguilar/

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies