Padres y maestros

 

“Sólo como padre, justamente, has resultado demasiado fuerte para mí”, dice Kafka a su progenitor, con el que tuvo una tensa relación. La influencia y la confluencia de los progenitores sobre los escritores y pensadores está muy latente en autobiografías, entrevistas, ensayos o en obras de ficción de la literatura y el arte.

“Su padre le miraba en silencio, es que él sabía, lo sabía todo, como siempre. Le vio como de niña en aquellas imágenes que su memoria había guardado, puro misterio, se acordaba de cuando aún no podía saber lo que es esto de ser padre. Y era aquel que la llamaba y la hacía despertar de sus embebecimientos que debían de ser continuos, pues todos los instantes que recordaba eran así; ella mirando algo en el cielo, especie de signos negros -las golondrinas-“, escribe María Zambrano, en tercera persona, sobre aquellos años de infancia en Vélez Málaga, su ciudad natal, en aquella casa de la calle Mendrugo, con limonero y pozo, donde pasó los primeros cuatros años de vida.

La influencia del padre también la encontramos en los libros de nuestro catálogo. En ‘Toda la vida preguntando’, Juan Cruz, pregunta al escritor, poeta y crítico John Berger sobre la influencia paterna. Esto responde John:

“Éramos muy opuestos, pero también hubo mucha ternura entre nosotros. yo me rebelaba contra él, pero ambos tuvimos mucho cuidado de no herirnos. Me influyó de una forma muy concreta y muy profunda. No con sus prioridades ni con sus ideas y juicios morales, sino con algo más profundo y más difícil de describir. Tanto él como su familia negaron su herencia judía, se convirtió al cristianismo y quiso ser sacerdote. Mientras estudiaba teología estalló la I Guerra Mundial (…). Creo que siempre, aunque con poco éxito, he intentado imitar esa forma de enfrentarse a la vida que a él le distinguía”.

Y cuando no es el padre, es el maestro la influencia, como la que tuvo don Francisco en el filósofo Emilio Lledó, tal y como relata también en ‘Toda la vida preguntando’:

“Nos hacía leer cada dos o tres días El Quijote, y luego nos mandaba que, por escrito, pusiésemos las “sugerencias de la lectura”. Que un profesor te hiciese, entre otras, esa propuesta, era algo extraordinariamente estimulante, verdaderamente pedagógico y creativo”.

Puedes adquirir este libro y otros de nuestro catálogo en:

http://circulodetiza.es/autores-2/

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR