Prefiero la literatura a la novela

 

Me encanta la literatura, pero no porque me encanten las historias. Casi todas las estrategias de la novela tradicional me resultan predecibles, manidas artificiales y, en esencia, inútiles. Nunca recuerdo los nombres de los personajes, las vueltas de la trama, las réplicas del diálogo, los detalles de la ambientación. No me queda claro qué se supone que deben revelar esas narraciones sobre la condición humana. Me atrae la literatura, en cambio, como manera de pensar, conciencia, búsqueda de sabiduría. Me gustan las obras que se concentran no sólo página a página sino renglón a renglón en aquello que realmente interesa al escritor, a diferencia de las obras que suponen que aquello que interesa al escritor se filtrará por arte de magia entre las grietas de la narración, según pasa en la mayoría de los cuentos y las novelas. Las obras-collage casi siempre versan sobre “aquello sobre lo que versan”, y acaso eso suena un poco tautológico; pero, cuando leo un libro que de veras me gusta, me entusiasmo porque siento el entusiasmo del escritor que claramente explora su tema en cada párrafo.

 

Hambre de realidad, Un manifiesto, David Shields

 

Puedes adquirir este libro en…

http://circulodetiza.es/autores-2/david-shields/

 

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR