Psicofonías parlamentarias
Cuando no leo apenas sueño. Y ruedo por la cama, una hora y otra, sin que nada pueda vencerme. Dormir me aburre. A mí lo que me gusta en verdad es soñar. Pero lo que se dice dormir me aterra. Soy luz y busco la luz y todo lo que se salga de ahí me desconcierta. El mundo es un misterio. Y vivir es coleccionar por dentro todos los enigmas. Crees que conoces a alguien, que conoces las cosas. Pero uno nunca sabe nada. Uno vive en el desconcierto. En una feria oscura de las vanidades.

Michigan acaso Michigan.

«La radio emitía unas psicofonías parlamentarias y mis párpados cedieron al peso enorme del hastío REM. Me dormí. El coche, incontrolado, se salió de la autovía. Una hostia de impresión. Pues así, por azar, es como puedes llegar a Michigan. Pero antes invadí un campo de trigo con mi coche de fabricación alemana», asegura Antón Reixa en Michigan acaso Michigan.
leeresunriesgo

Leer es un riesgo.

Mi corazón se llena de piedras cuando los políticos hablan. Es como si en lugar de un discurso verbalizaran con la boca una intifada. La política me gusta. La creo necesaria. Pero han hecho de ella una ciénaga. El pantano ese cerca de casa que se secó una vez y ya nunca ha tenido de nuevo agua. ¡Si en lugar de hablar me abrazaran, me miraran a los ojos y me abrazaran! Se preocuparan un sólo segundo por mí. Produce desafección. Rechazo. Alejamiento. La política ya no emociona. Esta vez, seguro, votaré a Kafka.
«Si la neurosis es el precio que está obligado a pagar el pensamiento cuando se aísla y se enfrenta a su ambiente, cabe preguntarse qué combinación de rasgos de la personalidad hermanó a escritores como Orwell, Koestler y Silone. Lo primero que viene a la cabeza es su repulsión por las mitologías políticas: no adoraban la fuerza, no sentían pasión por los razonamientos sofisticados, no se sentían atraídos por los líderes y los individuos superiores, preferían identificarse con quien sufre la política», escribe Alfonso Berardinelli en Leer es un riesgo.
.
Puedes adquirir Michigan acaso Michigan y Leer es un riesgo en:
FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies