Revisando subrayados
Aún no he agotado del todo mi capacidad de subrayar. Y voy de línea en línea resaltando frases, cultivando frases, como si en verdad me las quedara. Entre el horror y el alivio, paso la punta del boli por el camino blanco interlineal, despacio, como el que traza una obsesión, de derecha a izquierda o de izquierda a derecha, ladeando la tinta, roja, verde, con la timidez de un adicto, un viaje colosal y melancólico hacia los márgenes, hacia la periferia de la página, el blanco acumulado de todos los libros, la fina raya que divide el papel del vértigo, del aire, del suicidio.
vidas_de_santos

Vidas de santos, de Antonio Lucas.

Siempre está uno revisando subrayados. Revisando admiraciones. Estados de ánimo. Ver quién eres. Ver quién fuiste. Lo que subrayaste y ahora no subrayarías. Subrayar es ampliar tu abanico de suicidios. “El suicidio es una idea y no un impulso”, tengo subrayado en un libro de Cioran. Como tengo este otro en un libro de Sánchez Ferlosio: “Siempre hay un hijo de la gran puta capaz de esperar horas al suicida indeciso en la cornisa del rascacielos para poder fotografiarlo en el aire un instante antes de estrellarse contra el suelo”. O este de Antonio Lucas, en Vidas de santos, acerca del suicidio de Félix Francisco Casanova: “Pero el 14 de enero de 1976 entró en la ducha y, mientras caía el agua, los pulmones se le rebozaron en gas metano”.
laimportanciadenoentenderlotodomovil

La importancia de no entenderlo todo, de Grace Paley.

Te pasas toda la vida subrayando cosas hermosas. Quizá vivir sea solo lo que queda por subrayar. “Por suerte para el arte, la vida es dura, difícil de entender, inútil y misteriosa”, tengo subrayado en el libro La importancia de no entenderlo todo, de Grace Paley. ¿Quién quiere entenderlo todo? ¿Quién quiere subrayarlo todo? Supongo que nadie. Ahora mismo me subrayaría toda la piel, los codos y las rodillas, los dedos de los pies. Por subrayar subrayaría con una tiza la mañana y la dejaría ahí, con su línea blanca flotando en mi memoria. La dejaría ahí parpadeando como unos labios de neón al fondo de la noche.
Puedes adquirir Vidas de santos y La importancia de no entenderlo todo en:
FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies