Un plato chino

Hay tardes que me dan unas alegrías locas de vivir. Y salgo a la calle a celebrarlo casi todo. ¡Si pudieran verme solo un minuto! Qué alegre me pongo cuando caigo en la cuenta de que estoy vivo. Y puedo oler todavía la lluvia, las manos que han tocado las naranjas cuando las exprimo, puedo mirar fijamente a la noche, mientras le ladran los últimos perros perdidos y un hombre corre solo, el mismo hombre solitario de todos los días, que deja su insomnio en cada huella. Qué bien eso de poder sentir bien cerca respirar a las montañas, beber mucha agua del chorro ese que baja de la sierra junto a la carretera de la playa. Tocar los libros. ¿Quién va a poder estar tranquilo, resistir muerto, sin un libro?

dondevamosabailarestanoche

¿Dónde vamos a bailar esta noche?

“Pero a veces mataría por cinco minutos más. A veces mataría por cinco minutos en aquel Londres. Un amigo vive allí ahora. Me ha invitado a pasar unos días en su casa. Estoy mirando billetes de avión. Aún no sé si iré. Ahora todo el mundo parece que vive en Londres. Pero nadie vivió en mi Londres. Es tan único que en mi recuerdo adulterado Londres es una ciudad soleada”, escribe Javier Aznar en ¿Dónde vamos a bailar esta noche?

Hemos estado todo el finde en casa. Tú en la cama con gripe que se te pasa siempre pronto. Cogiste frío en el coche de tu amiga. Los domingos, ya sabes, nos ponemos melancólicos. Y yo me tiro en el sofá a leer novelas, a ver películas de Resnais. A hablar solo. Como mi madre. Compramos comida china. Tu tallarines con ternera. Yo un plato fuerte de la China derruida. Luego dormimos la siesta. Desde la cama escuchamos moverse al otoño por la casa, agazapado entre las puertas, arrastrando los pies. Dejando a su paso un reguero de esquirlas de frío.

Impón tu suerte.

“También Marguerite Duras, en las últimas páginas de Eso es todo, me trajo ayer la memoria de Bolaño: “Ya está. Estoy muerta. Se ha terminado”. Y poco después, tras una breve pausa: “Esta noche vamos a tomar algo muy fuerte. Un plato chino, por ejemplo, Un plato de la China destruida”, dice Enrique Vila-Matas en Impón tu suerte.

Puedes adquirir ¿Dónde vamos a bailar esta noche? Impón tu suerte en:

https://circulodetiza.es/libros/

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies