Un revólver en el baño

Algunas mañanas pienso qué haría si junto al peine hubiera una pistola. Un revólver que estuviera allí. En el cuarto de baño. Sin hacer ruido. A su bola. Como el jabón de lavarse las manos o la esponja. Una pistola como cualquier otra cosa. La toalla limpia. El espejo. La pinza de las cejas. ¿Qué pasaría si una mañana, de tanto verla allí, como el que coge una crema, la empuñara? ¿Y si me la llevara suave a las sienes, la acariciara como a un ser vivo, y me pusiera la punta en el cielo de la boca? ¿Dispararía algún día? ¿Dejaría alguna nota del estilo os quiero mucho, los libros para el niño, los ahorros para la hermana? ¿Pero qué ahorros?

Hace un tiempo, cerca de casa, una mujer se voló la cabeza con un rifle. Sonó en toda la calle. Una mujer normal (qué extraño ser normal), que da un beso al marido, deja los niños en la escuela, compra el pan y al volver se vuela los sesos, como el que enciende el tostador o tiende la ropa. Me recordó a la poeta Sylvia Plath, que después de ir a la habitación de sus hijos y dejarles pan con mantequilla y leche, se suicidó metiendo la cabeza en el horno.

El padre de Ernest Hemingway se había suicidado con un revólver. Y de tal palo tal astilla: treinta años después el hijo hizo lo mismo. Vamos siendo alguien por pura imitación. Pero antes escribió mucho. Escribió mucho y bien. De pie. O agazapado en una trinchera. Como Salinger, del que fue muy amigo. Y escribió tanto como pescó o cazó. “Hemingway era un hombre que pescaba en lancha y que cazaba leones en África, en condiciones tan aventureras que sobrevivió a dos accidentes de avión; también era reportero extremo y en la Guerra Civil española, además de las piezas periodísticas y los filones literarios que le dejó aquella experiencia, se implicó de manera descarada en el conflicto y aprovechó para aficionarse a los toros y los toreros”, escribe Jordi Soler en ‘Ensayos Bárbaros’, un libro gigantesco. Para olvidarse del revólver y coger siempre el peine. El libro. La vida.

Puedes adquirir el libro de Jordi Soler en:

http://circulodetiza.es/autores-2/soler-jordi/

 

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR