Viaje al fin de la noche
Me conmueve abrir la persiana y constatar otra vez que sigo vivo. Me palpo los brazos, la cara, la cabeza con las dos manos, me acaricio la cintura que se me ha inflado mucho este invierno, y entonces me parece que todo esto no es verdad. Seguir aquí es el único milagro. La verdadera extrañeza. Seguir aquí, escuchando a todo volumen a Nina Simone – The other woman -. Renunciar a cualquier tentación de velocidad. Dejarme llevar vida abajo, sin poner apenas resistencia, como un remo que se cae al agua durante un beso.

Estaciones de regreso.

“Pasé tres días yendo a la oficina sin nada que hacer y sin que nadie supiera darme encargo alguno. Me dedicaba a escribir cartas de amor a una novia que cada vez se sentía más lejos y más fría y a leer Viaje al fin de la noche“, señala Jacobo Bergareche en Estaciones de regreso
Con lo ordinario me basta, con lo más sencillo me lleno, me excito, levito, no me domino. Prefiero lo pequeño, lo invisible, lo que se ve menos, eso a lo que se le da la espalda. Qué hermoso es el silencio cuando lo observas de noche. Qué hermoso es encender la chimenea, ahora que todavía está el frío asentado en la casa, y meditar, mirarse por dentro, viajar hacia dentro, hacia el fin de la noche.
ensayosbarbaros

Ensayos bárbaros.

“También es verdad que hay distintas calidades de viajes. Por un lado está ese que organiza una agencia, y que persigue el objetivo de visitar la mayor cantidad de ciudades, y de ejecutar el número máximo de actividades en el menor tiempo posible. La experiencia que tiene quien viaja así es radicalmente distinta a la del que llega a una ciudad, o a un paraje, y sin la ayuda de nadie se orienta para averiguar cuánto tiempo amerita permanecer ahí, hacia dónde hay que caminar”, escribe Jordi Soler en Ensayos Bárbaros.
Puedes adquirir Estaciones de regreso y Ensayos Bárbaros en:
FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies