Extracto del medio de comunicación

Escritoras depresivas, artistas suicidas y actrices porno pioneras. Este libro recoge las historias de mujeres célebres que la historia olvidó

Alejandra Pizanik, poeta, escritora e íntima de Julio Cortázar, da nombre a una de las últimas novedades literarias de 2020, Te quiero viva, burra. La advertencia –o el reproche– es la súplica del segundo a la primera intentando evitar lo inevitable: el sino de una mujer que “vivió con la intención de no hacerlo”. Pero la tragedia –y audacia– de Pizanik no es la única que a lo largo de la historia ha sido eclipsada o silenciada. Loreto Sánchez Seoane cayó en la cuenta de que el patrón se repetía entre actrices, músicas, artistas o científicas y decidió que había llegado el momento de ponerles voz. En total 27 perfiles de mujeres se dan cita en esta antología biográfica de lectura ágil y minuciosa labor periodística en la que las páginas dividen cada una de las minibiografías como capítulos independientes. Una suerte de enciclopedia femenina hasta hoy vetada.

“La primera intención no era la de recopilar las vidas de personajes, sino la de escribir cada fin de semana sobre la historia de una mujer que me llamase poderosamente la atención. Empecé a publicar perfiles sobre poetas, artistas, escritoras… para El Independiente, el medio en que trabajo, y cuando tan solo llevaba seis o siete me llamó la editorial de Círculo de Tiza para pedirme este libro”, cuenta hoy su autora. “Les envíe una treintena de nombres. Una me llevaba a otra. Todas, al final, están conectadas de alguna manera y salieron todo tipo de perfiles: políticas, exploradoras, activistas, poetas, escritoras y hasta científicas”, continúa.

Una documentación que se extendió durante nueve meses y que la propia Loreto define como algo complicado de hilar en muchos de los casos. “Con Alice Prin, por ejemplo, conseguí las fechas gracias a un cómic. Ha sido un trabajo largo, porque aunque tienen un componente literario fuerte que hace que sean perfiles más subjetivos, las fechas, los datos, las obras… tienen que ser las correctas”.

© Andrea Sacci

te quiero viva burra libro biografia mujeres novedades literiarias

De todas ellas, Seoane reconoce que tiene predilección por Sylvia Plath, pero junto a la escritora, nombres menos conocidos como el de Marga Gil o Hedy Lamarr compiten en protagonismo. “Había dos máximas: que todas fuesen mujeres con relevancia en su época que destacaron como poetas, escritoras, cantantes, compositoras… y que han quedado algo olvidadas; o mujeres que, aunque muy conocidas, las hubiésemos entendido, en mi opinión, de forma errónea”, explica.

Es el caso, por ejemplo, de Linda Lovelace, primera gran actriz porno reconvertida a escritora y que inaugura el compilatorio, o de la arquitecta Marion Mahony Griffin, siempre a la sombra de Lloyd Wright. “Es una selección totalmente subjetiva, porque fuera se han quedado un montón que merecen el mismo o más reconocimiento que mis burras”, defiende la autora. “Ahora vivimos un momento dulce en el que la recuperación de mujeres tiene muchos seguidores. Hay muchísimas novedades literarias con esta intención y creo que es una gran noticia que le pongamos nombre y apellidos a todas ellas”.

Quizás por ello la obra prescinde de cualquier tipo de artificio o impostura. De hecho, una de las primeras cosas que llaman la atención al adentrarse en la obra es la presentación de forma estanca de las protagonistas. Sin introducción o hilo explícito que las relacione. “Quería que ellas hablaran solas. Que fuesen sus vidas las protagonistas. Creo que no necesitaban más que un pequeño empujón para situarse donde deben, para darse a conocer o para explicar ciertos aspectos que habíamos entendido mal”, reconoce Sánchez Seoane, que pese a su apego, ha querido mantener un punto de vista frío durante todo el relato: “He contado tanto lo bueno como lo malo, porque estoy un poco harta de esa imagen que tenemos que dar de perfección: de buenas madres, buenas mujeres, buenas ciudadanas… Las 27 fueron extraordinarias en algún ámbito, pero no fueron personas maravillosas y creo que es importante mostrarlo”.

© Cortesía de círculo de tiza

libro biografia de mujeres te quiero viva burra

Queda ahora conseguir que ese hueco que las burras merecen, sea reconocido por todos. Una tarea que todavía tienen pendientes muchos hombres, tal y como la autora explica. “La idea de que las obras escritas por mujeres son para mujeres es algo que últimamente debato mucho. Me ha pasado con mi libro; muchos hombres me escriben y me dicen: ‘Se lo voy a regalar a mi novia’, o ‘lo voy a comprar para mi hija o para mi mujer’. Se me queda cara de imbécil cada vez que escucho eso. Que un libro esté escrito por una mujer y hable de mujeres no significa que su público sea exclusivamente femenino”, reprocha. “Me aburre mucho. Es pesadísimo y los únicos que salen perdiendo son los hombres que no leen a autoras, que no ven películas dirigidas por mujeres… Están entendiendo el mundo solo con la voz de la mitad de la población, así que, en resumen, no están entiendo absolutamente nada”.

Te quiero viva, burra está ya a la venta y se presentará de forma oficial el próximo día 6 de febrero en la librería Tipos Infames (C/ San Joaquín 3, Madrid).

Te quiero viva, burra (Ed. Círculo de tiza).

© Cortesía de Círculo de Tiza

libro biografia mujeres te quiero viva burra

 

FacebookTwitterWhatsAppShare
Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento de esta web y de terceros para mejorar nuestros servicios de análisis con Google Analytics. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies