-5%

Constantinopla, eterno viaje a Ítaca

THÉOPHILE GAUTIER – K. KAVAFIS
480 páginas.

26.67  IVA inc.

Volvemos en septiembre. Feliz verano y seguid contando con vuestras librerías.

Categoría: ISBN: 978-84-945719-8-5

Resumen

“Desde el paseo del Pequeño Campo se disfrutaba del más maravilloso de los espectáculos. Al otro lado del Cuerno de Oro, Constantinopla resplandecía como la corona adornada de cualquier emperador de Oriente. Las aguas del golfo multiplicaban, quebrándolos, los reflejos de los millones de piedras preciosas fundidas.”

“Quien bebe, beberá”, asegura el proverbio, aunque podría modificarse la fórmula y decir “Quien ha viajado, viajará”. Constantinopla, eterno viaje a Ítaca es el relato de un viaje hacia el asombro, en busca de lo exótico, lo nuevo, lo que está por descubrir.

Los encuentros y desencuentros entre Oriente y Occidente se despliegan ante el lector a través de la prosa de Teophile Gautier, uno de las más grandes viajeros europeos y de la poesía de Konstantino P. Kavafis que dibujan una Constantinopla mítica, referente esencial de las culturas mediterráneas.

Un viaje inolvidable ilustrado con magníficas imágenes de la época para desvelar el misterio y la belleza de Constantinopla, esa ciudad única a caballo entre Europa y Asia.

Es este libro un exquisito placer literario y un regalo para los ojos.

Contenido multimedia

fragmentolibro
spotifylista

Reseñas

Me atrae lo inútil. La utilidad de lo inútil quiero decir. Me atrae lo placentero, que
es inútil, o sea, más útil que lo útil, o eso decía Leopardi. Me atrae lo bello, que se
considera inútil, no siéndolo. Todo lo bello que hace estallar el espíritu. Lo ensancha.
Lo inflama. Lo eleva. Lo bello es el mar mojando de sal los radios de la bici. Lo bello
es una flor, del bien o del mal, una flor erguida bajo la tormenta suave de un árbol.
Lo bueno, lo bello, el arte es lo que me hace feliz y me metamorfosea, me hace otro,
veo ahí dentro en mí de pronto a otro cuando toco con los ojos el arte. “El arte es lo
que mejor consuela de vivir”, dice Gautier, al que Charles Baudelaire le dedica Las
flores del mal: “Al poeta impecable, al perfecto mago de las letras francesas, a mi muy
querido y venerado maestro y amigo Théophile Gautier, con los sentimientos de la
más profunda humildad, dedico estas flores enfermizas”, escribe.

Gautier, sí, era impecable. Polifacético: poeta, dramaturgo, crítico, novelista, periodista, fotógrafo, excéntrico…Y dejó grandes páginas, grandes textos como éste
sobre Esmirna recogido en Constantinopla: “El bazar se compone de una infinidad de callejuelas flanqueadas por tiendas, o más bien por alcobas de media altura,
en las que están los mercaderes en cuclillas o acostados, fumando o durmiendo,
o haciendo rodar entre sus dedos el comboloio, especie de rosario turco formado
por cien cuentas que correspondes a los nombres o epítetos de Alá”



Opiniones de nuestros lectores

  1. Ana (propietario verificado)

    Que libro tan hermoso!! Me fascinan las imagenes antiguas de Estambul, los trajes de las gentes, la vida en la calle. Y que bien describe Gautier las escenas mediterráneas.

Añadir una valoración

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.